Inmunoterapia subcutánea

La inmunoterapia alergénica, también conocida como terapia de desensibilización, presenta varias ventajas significativas en el tratamiento de las alergias. En primer lugar, aborda la causa subyacente de las alergias al dirigirse directamente al sistema inmunológico. A través de la exposición controlada y gradual a alérgenos específicos, la terapia busca inducir una respuesta inmunológica más tolerante y menos reactiva.

Una de las ventajas clave es su capacidad para proporcionar efectos a largo plazo. Muchos pacientes experimentan una reducción significativa de los síntomas incluso después de completar el tratamiento, lo que sugiere un cambio duradero en la respuesta inmunológica.

La inmunoterapia alergénica también puede prevenir la progresión de las alergias. En algunos casos, el tratamiento temprano puede evitar que las alergias leves se conviertan en afecciones más graves.

Además, esta forma de terapia puede mejorar la calidad de vida al reducir la necesidad de medicamentos sintomáticos y la frecuencia de las visitas al médico debido a reacciones alérgicas.

Aunque requiere compromiso y paciencia, la inmunoterapia alergénica se considera una opción valiosa para aquellos que buscan un enfoque más integral y duradero para el manejo de las alergias, mejorando significativamente la calidad de vida de los pacientes al ofrecer una solución más allá del alivio sintomático.

Consejos para el tratamiento con vacunas subcutáneas

Se recomienda administrar siempre la vacuna en un centro médico, siguiendo la pauta establecida por tu alergólogo. Consultar con él cualquier duda que te pueda surgir y los posibles síntomas que puedas notar.

  • A la hora de transportar la vacuna al centro médico, es recomendable transportarla en una bolsa refrigerada.
  • Se recomienda esperar en el centro médico un tiempo mínimo de 30 minutos tras la administración de la vacuna, ya que, en ese tiempo es cuando pueden aparecer las reacciones adversas más frecuentes.
  • Conservar la vacuna en la nevera, a una temperatura entre 2ºC y 8ºC, nunca en el congelador. Evitar dejar la vacuna en lugares muy calurosos o con exposición solar directa.
  • No se debe administrar la dosis de vacuna si existe un asma mal controlada o si se están padeciendo síntomas alérgicos intensos.
  • Se desaconseja administrar la dosis de vacuna de alergia el mismo día que otro tipo de vacunas. Se aconseja un intervalo mínimo de 3 a 4 días entre cada vacuna.
  • Se recomienda no realizar ejercicio físico intenso en las 3 a 4 horas previas y posteriores a la administración de la vacuna, ya que, la dilatación de los vasos sanguíneos resultante favorece la posibilidad de aparición de una reacción.
Inmunoterapia sublingual
Inmunoterapia bacteriana

Últimos artículos

keyboard_arrow_up